Categorías

El British Royal School recibe a los perros del Lions Club International

16/06/2019· Notas de Prensa

Los alumnos del colegio británico conocieron de cerca el trabajo de la oenegé. Además disfrutaron de la Gran Fiesta del Medio Ambiente, en una jornada lúdica y familiar.

A punto de finalizar el curso 2018/2019 los alumnos del British Royal School se preparan para las vacaciones de verano. Antes de ello han tenido la oportunidad de conocer a los perros guía de Lions Club International, la oenegé que adiestra a los animales en Estados Unidos para luego cederlos como perros guía a personas ciegas. Los niños disfrutaron con su presencia, se encariñaron y jugaron con ellos. También se celebró en el centro la Gran Fiesta del Medio Ambiente, una jornada familiar en la que con sus padres y madres, así como el profesorado del centro, los alumnos disfrutaron de una jornada inolvidable. El acto central fue la exposición y explicación de los proyectos de Voz Natura desarrollados por los niños del Colegio British Royal School y las Escuelas Infantiles Os Pequerrechos. Todos ellos tienen un contenido ecológico, marcado por la defensa del Medioambiente y con el objetivo de concienciar contra la contaminación. Ligado a ello se plantaron varios árboles nuevos. También se habló mucho del problema del plástico y su repercusión en los mares. En el British Royal School se fomentan esos valores y el cuidado de la tierra. De hecho, hay una asignatura sobre los valores y el reciclaje. Se le enseña a los niños a reciclar plásticos y otros materiales, para cuidar nuestros mares y nuestra tierra. Además, los padres y madres pudieron ver todas las manualidades y actividades realizadas por los alumnos y alumnas durante este curso. Se desarrollaron diferentes actividades lúdicas. Los niños disfrutaron participando en juegos tradicionales como las carreras de saco, el pañuelo o el pilla-pilla que demostraron que jamás pasarán de moda. Junto a ello, hubo hinchables, un emocionante concurso de baile y competiciones deportivas. Para finalizar la jornada todos disfrutaron de un pícnic en los jardines del colegio. Los padres trajeron su comida, pero además el colegio aportó empanadas, jamón, quesos, tarta de chocolate, limonada y un montón de helados. Fue el broche final a una jornada que dejó un gran sabor de boca a todos.